Su centro de radiodiagnóstico en Tarragona
Su centro de radiodiagnóstico en Tarragona

AVISO LEGAL


El presente texto se constituye como el Aviso Legal de la Web propiedad de CDI GRAS CUSIDO SL, que se encuentra en la siguiente URL http://www.cditarragona.es. CDI GRAS CUSIDO S.L. es una entidad cuyo domicilio social se encuentra sito en la calle Vidal y Barraquer 4, bajos 43005, Tarragona, con NIF B43624998 e inscrita en el Registro Mercantil de Tarragona, al Tomo  1614 de Sociedades, Folio, 154, Hoja nº 21288.

 

La utilización del Portal atribuye la condición de usuario del Portal (en adelante, el "Usuario") e implica la aceptación plena y sin reservas de todas y cada una de las disposiciones incluidas en este Aviso Legal en la versión publicada por CDI GRAS CUSIDO S.L en el mismo momento en que el Usuario acceda al Portal.

 

Asimismo se informa, en virtud de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de datos de carácter personal, CDI GRAS CUSIDO, S.L se compromete a guardar la más estricta confidencialidad sobre las informaciones y / o documentación a la que tenga acceso en el ejercicio de sus funciones, no pudiendo usarla más que para los usos previstos en la relación paciente / médico o cliente / centro preestablecida.Tampoco podrá divulgar o poner en conocimiento de terceros la información mencionada sin el consentimiento previo del afectado por escrito.

 

CDI GRAS CUSIDO, S.L se compromete a tener implementadas las medidas de seguridad que correspondan en virtud de lo establecido en el Reglamento de medidas de seguridad de los ficheros automatizados que contengan datos de carácter personal (RD 994/1999).

 

Confidencialidad

CÓDIGO DE DEONTOLOGÍA.

Título 4. Del derecho a la intimidad y del secreto profesional

 

Art. 28.

El médico tiene el deber de respetar el derecho de toda persona a su intimidad con la condición de que los límites de esta sólo puede fijarlos el interesado. Por tanto, el médico, salvo el expreso consentimiento del paciente o por deseo de éste, no debe permitir que personas extrañas al acto médico lo presencien, sin una razón considerada justificada.

 

Art. 29. 

El médico no debe permitir la exhibición de actos médicos que hayan sido fotografiados o filmados, fuera del caso que se considere conveniente a fines educativos o de divulgación científica. Pero si con la presentación de estos documentos, o de la historia médica, se pudiera identificar a la persona del paciente, habrá ineludiblemente la previa autorización explícita de este último. Pese a la existencia de tal autorización, el médico evitará al máximo que se pueda identificar a la persona. 

 

Art. 30. 

El médico tiene el deber de guardar secreto todo aquello que el paciente le haya confiado, lo que haya visto, haya deducido y toda la documentación producida en su ejercicio profesional, y procurará ser tan discreto que ni directa ni indirectamente nada pueda ser descubierto . 

 

Art. 34. 

El médico tiene el deber de exigir a sus colaboradores, sanitarios y no sanitarios, la más absoluta discreción.  

 

Art. 35.

Cada uno de los médicos que participan en un equipo médico tiene el deber de preservar la confidencialidad de los datos del paciente, pero en beneficio de éste y de la buena atención médica, pueden, en los justos límites necesarios, compartir el secreto.